Saltar al contenido

Frases y palabras de agradecimiento a Dios

Un corazón agradecido es un corazón rico. A decir verdad, todo lo que tenemos y todo lo que somos nos fue dado gratuitamente por Dios. No podemos jactarnos de nada que no recibimos, empezando por el aire que respiramos. Es por ello que a continuación encontrarán una gran cantidad de frases y palabras de agradecimiento para que puedan dedicarle a Dios todo poderoso por el regalo de la vida, la salud, la familia y los amigos.

Frases de agradecimiento a Dios

1. Incluso cuando no soy merecedor o digno, no paro de recibir abundantes bendiciones. No puedo dejar de seguir diciendo «gracias» por el resto de mis días.

2. Cuando las cosas se ponen difíciles, es cuando te alabo más. Porque sé que las cosas pronto se pondrán en su lugar. Gracias, Dios, por no abandonarme nunca.

3. Si alguna vez te has preguntado por qué siempre estoy radiante, la razón es mi Dios. Siempre me ha sido fiel y me llena de amor.

4. El alcance del amor y la fidelidad de Dios me deja asombrado. Estoy muy agradecido de ser un beneficiado de Su gracia.

5. Dios ha estado ahí para mí desde que respiré por primera vez hasta ahora. Quiero aprovechar este tiempo para simplemente decir «Gracias Jesús». Estaré eternamente agradecido.

6. Las bendiciones de Dios siguen rebosando en mi vida. No escribo esto para presumir, sino para agradecer todo lo que me da.

7. Dicen que el mejor momento para alabar a Dios es cuando parece que las cosas están perdidas. Así que me aferro a Sus promesas y lo alabo por Sus bendiciones de antemano.

8. ¡Gracias Dios por ayudarme día a día a no bajar los brazos y seguir en busca de mis sueños! Te quiero mucho.

9. Voy a tomarme un tiempo para agradecerle a Dios y Jesús por todas las bendiciones que caen sobre mí y mi familia.

10. ¿Alguna vez has sentido que Dios te presta especial atención? Esa es la respuesta a la oración. Tómate unos minutos diariamente para agradecer a Dios.

11. Durante todos mis altibajos, estuviste ahí para mí, incluso cuando nadie más lo estaba. Me amabas incondicionalmente y estoy super agradecido por tus bendiciones y todo tu amor.

12. Cada mañana veo un nuevo amanecer, cuento mis bendiciones y alzo mi voz para decir «gracias Padre». Lo has vuelto a hacer.

13. Desde ahora hasta mi último aliento, voy a dedicar mis días a alabarte por tus bendiciones. Gracias Dios!

14. Ojalá pudiera hablar más de cien idiomas. Todo lo que me gustaría decir es «gracias Dios», eres asombroso.

15. Cuando pensé que todo había terminado, me sorprendiste a último momento y le demostraste al mundo que eres un Dios que nunca decepciona. Gracias por tus bendiciones.

16. Jehová Shammah, mi querido Dios, gracias por tus bendiciones. Por favor cuida de mí y de los míos.

17. Sé que todo lo que tengo es gracias a ti mi Dios, eres mi Sustentador. Todas mis victorias son el resultado de las batallas que peleaste por mí. Toda mi riqueza es el resultado de tus bendiciones. Gracias Jesús.

18. Siempre siento que no puedo agradecerte lo suficiente. Porque mientras te agradezco por una cosa, me vuelves a sorprender con otra. Padre, en verdad eres increíble.

19. Querido Padre, no hay un solo día que no me hayas bendecido más allá de mi comprensión. Todo lo que puedo darte es mi alabanza. Gracias Jesús.

Agradecimiento a Dios por mi familia

1. Estoy excepcionalmente agradecido, Dios poderoso, por liberar a mi familia de todos los planes del enemigo. Te honro porque demuestras que eres digno de ser llamado nuestro guerrero infatigable.

2. En verdad, Dios es bueno para con todos aquellos que confían en él. Le estoy agradecido, padre, por su presencia eterna en mi hogar. Te agradezco la paz que sobrepasa todo entendimiento humano que me diste en tiempos difíciles.

3. Mi boca está llena de alabanza para ti, Señor, por la forma en que me brindas ayuda cuando parece que toda esperanza está perdida. Quiero darte las gracias por la forma en que elegiste redimirme cuando estaba en problemas.

4. Cuando hay oscuridad y todo a mi alrededor se vuelve sombrío, mi confianza en ti se fortalece. Cuando no hay nada para comer y mi bolsillo se encuentra vacío, mi confianza en ti nunca disminuye.

5. Hasta que dé mi último suspiro, seguiré agradeciéndote, Padre, por mostrarme bondad cuando menos la merecía.

6. Padre, gracias por hacerle llegar maravillosos milagros a mi hermano que estaba mortalmente enfermo. ¡Estaremos eternamente agradecidos!

7. Hay un millón de razones para dar gracias al Dios Todo Poderoso, que habita en el placer de hacer felices a sus hijos.

8. Por tu guía y protección, te doy las gracias, Padre. Lo has hecho, una y otra vez, y me faltan palabras para agradecerte profundamente por todo lo que eres para mí.

9. Quiero darte las gracias, Señor, por tus bendiciones sobre mi vida. Me has ayudado siempre y no has dejado que me rinda, te quiero mucho!

10. Querido Dios, quiero agradecerle por bendecir a mis padres con las finanzas. Gracias por abrirles las puertas en el momento oportuno y no dejarnos caer.

11. Gracias Señor por bendecirnos con el ascenso de mi hermana en su lugar de trabajo. Gracias por recompensarla y valorar el esfuerzo que hace día a día.

12. Señor, quiero darte las gracias por hacer grandes cosas por mi prima que esperó un hijo durante cinco años. Gracias por bendecirla con un bebé en el momento oportuno. Limpiaste sus lágrimas de forma milagrosa.

13. Gracias Señor por apoyarme diariamente en mi vida y protegerme de las enfermedades que circulan en el ambiente.

14. Querido Dios, estoy en deuda contigo por la forma en que me has colmado de favores y riquezas desde que obtuve un empleo. Me has distinguido y exaltado más allá de mi imaginación; Estoy agradecido, Señor.

15. Querido Señor, quiero darte las gracias por tus inconmensurables bendiciones. En verdad, eres lo mejor que nos ha pasado y rezamos a diario para agradecerte por todo lo que haces por nosotros.

16. Gracias, Dios, por levantarme y por abrirme caminos donde no los había. Has logrado convencerme en seguir luchando y no bajar los brazos. Te amo!

17. Si tuviera un millón de lenguas, no serían suficientes para agradecerte, mi bondadoso Padre, por todas las bendiciones que me diste a mi y a mi familia.

18. ¡Me pregunto cómo lo hace! No hay momento del día en que no esté recibiendo tus bendiciones. Es como si siempre estuvieras ocupado siempre en mi mí. Gracias, mi padre.