Saltar al contenido

92 Frases y poemas de Pablo Neruda inspiradores y románticos

Pablo Neruda fue un poeta chileno nacido en 1904 y fallecido en 1973,fue premio Nobel de la literatura y una de las figuras liricas más destacadas de Latinoamérica, durante el siglo XX. En este apartado te dejamos las más lindas frases dichas por el y bellas imágenes para que dediques y compartas.

Frases cortas de Pablo Neruda

Neruda ha sido conocido histéricamente porque ha dejamos decenas de frases que nos hacen reflexionar sobre temáticas diversas y muy lindas. Ha escrito poemas y reflexiones de la vida, el amor, la amistad e incluso algunas motivadoras. Aunque el escritor chileno es más conocido por sus frases románticas, aquí te dejamos múltiples apartados con diferentes temáticas. En este te dejamos frases cortas, ideales para compartir en tus redes o para dedicar a alguien importante para ti. 

1. Amo el amor que se reparte en besos, lecho y pan.

2. Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

3. Es tan corto el amor y tan largo el olvido.

4. Beso a beso recorro tu pequeño infinito.

5. Debajo de tu piel vive la luna.

6. Sed de ti me acosa en las noches hambrientas.

7. Para mi corazón basta tu pecho, para tu libertad bastan mis alas.

8. Eres como nadie desde que te amo.

9. Debajo de tu piel vive la luna.

10. No puedo sin la vida vivir, sin el hombre ser hombre.

11. La verdad es que no hay verdad.

12. Quien descubre el quién soy descubrirá el quién eres.

13. Te toqué y mi vida se detuvo.

14. Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

15. Era mi destino amar y decir adiós.

16. No he salido de ti cuando me alejo.

17. ¡Ama! ¡Ama mientras la noche colapsa!

18. Ella -la que me amaba- se murió en primavera…y se llevó la primavera al cielo.

19. Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos.

20. La escogí a usted porque me di cuenta de que valía la pena, valía los riesgos… valía la vida.

21. Si de pronto me olvidas, no me busques, que ya te habré olvidado.

Frases románticas de Pablo Neruda

En este apartado te traemos bellísimas y poéticas frases sobre el amor y el desamor, utilizando la sutileza y el genio de Pablo Neruda para transmitir este bonito sentimiento y todo lo que nos ocurre cuando nos enamoramos. A continuación te presentamos las mejores frases románticas de Neruda. 

22. Pido silencio. Y solo quiero cinco cosas. Una es el amor sin fin. Lo segundo es ver el otoño. Lo tercero es el grave invierno. En cuarto lugar el verano. La quinta son tus ojos, no quiero ser sin que me mires: yo cambio la primavera porque tú me sigas mirando.

23. Me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca.

24. Mi alma nace a la orilla de tus ojos de luto. En tus ojos de luto comienza el país del sueño.

25. Dos amantes dichosos no tienen fin ni muerte, nacen y mueren muchas veces mientras viven, tienen la eternidad de la naturaleza.

26. Y una por una, las noches entre nuestras separadas ciudades se unen a las noches que nos unen.

27. Yo busqué, pero nadie tenía tus ritmos, tu luz, el día sombrío que trajiste al bosque, nadie tenía tus pequeñas orejas.

28. Los pájaros nocturnos picotean las primeras estrellas que centellean como mi alma cuando te amo.

29. De repente, creo que puedo distinguir tus uñas, oblongas, vivas, sobrinas de un cerezo. Entonces, es tu pelo el que pasa, y creo ver tu imagen, una hoguera, ardiendo en el agua.

30. O carne, mi propia carne, mujer que amé y perdí; te invoco en esta hora de inmensa necesidad, elevo mi canción a ti.

31. Todas las cosas me llevan a ti, como si todo lo que existe; aromas, luces, metales, fueran pequeños botes que zarpan de esas islas de ti y esperan por mí.

32. Anhelo tu boca, tu voz, tu cabello. Silencioso y muerto de hambre, vago por las calles. El pan no me alimenta, el amanecer me interrumpe, todo el día. Busco la medida líquida de tus pasos.

33. Amo tus dones puros, tu piel de piedra intacta, tus uñas ofrecidas en el sol de tus dedos, tu boca derramada por toda la alegría.

34. Es bueno, amor, sentirte cerca de mí en la noche, invisible en tu sueño, seriamente nocturna, mientras yo desenredo mis preocupaciones como si fueran redes confundidas.

35. Para mi próximo número necesito que me beses y haré aparecer mágicamente mariposas en tu estómago.

36. Amo tus pies porque anduvieron sobre la tierra y sobre el viento y sobre el agua, hasta que me encontraron.

37. De noche sueño que tú y yo somos dos plantas que se elevaron juntas, con raíces enredadas, y que tú conoces la tierra y la lluvia como mi boca porque de tierra y de lluvia estamos hechos.

38. ¿Sufre más aquél que espera siempre que aquél que nunca esperó a nadie?

39. El amor supo entonces que se llamaba amor //Y cuando levanté mis ojos a tu nombre //tu corazón de pronto dispuso mi camino.

40. Por las noches, amada, amarra tu corazón al mío, y que ellos en sus sueños derroten la oscuridad.

41. Cómo sabría amarte, mujer cómo sabría amarte, amarte como nadie supo jamás. Morir y todavía amarte más.

42. Así te espero como casa sola. y volverás a verme y habitarme. De otro modo me duelen las ventanas.

Poemas inspiradores de Pablo Neruda

En este apartado te dejamos bonitas palabras, inspiradoras y motivantes que escribió el famoso autor Pablo Neruda. Esperamos que en estos bonitos versos encuentres esa frase de aliento que te sirva como estandarte para seguir adelante con la vida, incluso apreciando las dificultades que la misma presenta.

43. Las lágrimas que no se lloran ¿esperan en pequeños lagos?, ¿o serán ríos invisibles que marchan hacia la tristeza?

44. Para nacer nací, para cerrar el paso de cuanto se acerca, de cuanto a mi pecho golpea como un corazón tembloroso.

45. ¿Qué pasó? ¿Cómo pasó? ¿Cómo pudo pasar? Lo cierto es que pasó y lo claro es que pasó, se fue, se fue el dolor para no volver.

46. Si alguna vez vivo otra vez, será de la misma manera porque se puede repetir mi nacimiento errado.

47. Soy el desesperado, la palabra sin ecos, el que lo perdió todo, y el que todo lo tuvo.

48. Mi vida, no hallarás en el pozo en que caes lo que yo guardo para ti en la altura.

49. No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.

50. La poesía nace del dolor. La alegría es un fin en sí misma.

51. ¿Cuál será la diferencia entre tener paciencia para nada y perder el tiempo?

52. Muere lentamente quien evita una pasión. Y su torbellino de emociones.

53. Yo creía que la ruta pasaba por el hombre, y que de allí tenía que salir el destino.

54. Solo una ardiente paciencia hará del logro una espléndida felicidad.

55. Eres libre de tomar las opciones que quieras, pero eres prisionero de sus consecuencias.

56. Los libros que más te ayudan son aquellos que más te hacen pensar. Un gran libro de un gran pensador es un buque de pensamiento, cargado de belleza y verdad.

57. Quiero vivir en un mundo en el que los seres sean solamente humanos, sin darse en la cabeza con una regla, con una palabra, con una etiqueta.

58. Bien ahora, si poco a poco dejas de quererme, poco a poco dejaré de quererte.

59. Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.

60. Queda prohibido no sonreír ante los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños.

61. Sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres. Así la poesía no habrá cantado en vano.

62. No hagas con el amor lo que hace un niño con su globo; que al tenerlo lo ignora, y al perderlo llora.

63. De la vida no quiero mucho. Quiero apenas saber que intenté todo lo que quise, tuve todo lo que pude, amé lo que valía la pena y perdí apenas lo que nunca fue mío.

Poemas célebres de Pablo Neruda

En este apartado reunimos bonitas frases de Neruda que no necesariamente entran en las temáticas anteriores, por ejemplo, sobre poesía, sobre tristeza, sobre la naturaleza y mucho más. Sin embargo todas son famosas por la profundidad que entraman.

64. Pero de cada crimen nacen balas que un día buscarán en ti donde yace el corazón.

65. Mariposa de sueño, eres similar a mi alma, y similar a la palabra melancolía.

66. Te recuerdo como eras en el último otoño… Apegada a mis brazos como una enredadera…

67. La timidez es una condición ajena al corazón, una categoría, una dimensión que desemboca en la soledad.

68. Si me preguntan qué es mi poesía debo decirles no sé; pero si le preguntan a mi poesía, ella les dirá quién soy yo.

69. Llévate el pan lejos de mí, quítame el agua si lo deseas; pero nunca me niegues tu sonrisa.

70. Nací en este pueblo, mi poesía nació entre la colina y el río, la lluvia tomó mi voz, y como la madera, se empapa en los bosques.

71. Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.

72. Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no escucha música, quien no halla encanto en sí mismo.

73. Sirve para una venda de enfermos, sirve para hacer señas en una despedida, detrás de la ausencia es el color que solo quiere reemplazar, cubrir, tragar, vencer, hacer distancias.

74. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.

75. He vivido tanto que un día tendrán que olvidarme por fuerza.

76. Escribo para el pueblo, aunque no pueda leer mi poesía con sus ojos rurales.

77. Sobrevivo en medio del mar, solo y tan locamente herido, tan solamente persistiendo, heridamente abandonado.

78. La poesía es siempre un acto de paz. El poeta nace de la paz como el pan nace de la harina.

79. Tal como una jarra albergaste infinita ternura y la infinita ternura te destrozó como una jarra.

80. Quiero vivir en un mundo en el que los seres sean solamente humanos, sin darse en la cabeza con una regla, con una palabra, con una etiqueta.

81. Estoy mirando, oyendo, con la mitad del alma en el mar y la mitad del alma en la tierra, y con las dos mitades del alma miro al mundo.

82. Y espero por ti como una casa vacía hasta que me veas de nuevo y vivas en mí. Hasta entonces mis ventanas duelen.

83. Tus anchos ojos son la luz que tengo //de las constelaciones derrotadas,//tu piel palpita como los caminos// que recorre en la lluvia el meteoro.

84. Hay países, hay ríos //en tus ojos,// mi patria está en tus ojos,// yo camino por ellos….

Poemas de amistad de Pablo Neruda

Para finalizar este posteo, te ofrecemos dos grandes poemas que escribió Pablo Neruda sobre la amistad y algunas otras reflexiones sobre el amor de nuestros seres queridos. Estas frases son ideales para dedicar a un hermano del alma al que aprecias profundamente.

85. «Algunas veces encuentras en la vida una amistad especial: ese alguien que al entrar en tu vida la cambia por completo.

Ese alguien que te hace reír sin cesar; ese alguien que te hace creer que en el mundo existen realmente cosas buenas.

Ese alguien que te convence de que hay una puerta lista para que tú la abras. Esa es una amistad eterna…

Cuando estás triste y el mundo parece oscuro y vacío, esa amistad eterna levanta tu ánimo y hace que ese mundo oscuro y vacío de repente parezca brillante y pleno.

Tu amistad eterna te ayuda en los momentos difíciles, tristes, y de gran confusión.

Si te alejas, tu amistad eterna te sigue.

Si pierdes el camino, tu amistad eterna te guía y te alegra.

Tu amistad eterna te lleva de la mano y te dice que todo va a salir bien.

Si tú encuentras tal amistad te sientes feliz y lleno de gozo porque no tienes nada de qué preocuparte.

Tienes una amistad para toda la vida, ya que una amistad eterna no tiene fin».

86. «Amigo, llévate lo que tú quieras,
penetra tu mirada en los rincones,
y si así lo deseas, yo te doy mi alma entera,
con sus blancas avenidas y sus canciones.

Amigo, con la tarde haz que se vaya
este inútil y viejo deseo de vencer.
Bebe en mi cántaro si tienes sed.
Amigo, con la tarde haz que se vaya
este deseo mío de que todo rosal
me pertenezca.
Amigo,
si tienes hambre, come de mi pan.

Todo, amigo, lo he hecho para ti. Todo esto
que sin mirar verás en mi estancia desnuda:
todo esto que se eleva por los muros derechos
—como mi corazón— siempre buscando altura.

Te sonríes, amigo. ¡Qué importa! Nadie sabe
entregar en las manos lo que se esconde adentro,
pero yo te doy mi alma, ánfora de mieles suaves,
y todo te doy… Menos aquel recuerdo…
… Que en mi heredad vacía aquel amor perdido
es una rosa blanca que se abre en silencio…»

87. Había sed y hambre, y tú fuiste la fruta. Había dolor y ruina, y tú fuiste el milagro.

88. Nosotros, los de antes, ya no somos los mismos.

89. Mi perro me miraba, con esos ojos más puros que los míos, perdía el tiempo pero me miraba, con la mirada que me reservó toda su dulce y peluda vida, su silenciosa vida, cerca de mí, sin molestarme nunca, y sin pedirme nada.

90. Si de repente tú no existes, si de repente tú no vives, yo seguiré viviendo. No me atrevo. No me atrevo a escribirlo, si tú mueres. Yo seguiré viviendo.

91. Dame tu mano fuera de las profundidades sembradas por tu pena.

92. Me gusta en la mesa, cuando estamos hablando, la luz de la botella del vino inteligente.