Saltar al contenido

Las mejores frases de Frida Kahlo

La legendaria artista Frida Kahlo sigue siendo un ícono e inspiración para sus admiradores, y estas citas que encontrarán a continuación pintarán su belleza en tu mente y harán que te pongas a pensar sobre el amor, el desamor y la vida en general. ¡Abra su corazón y explore estas hermosas frases que están listas para inspirarte y crear conciencia!

Frases de Frida Kahlo más famosas

  • Al final del día podemos soportar más de lo que creemos.
  • La vida insiste en ser mi amiga y mi objetivo enemigo.
  • No hay nada más hermoso que la risa.
  • «Pinto autorretratos porque estoy sola a menudo, y porque soy la persona que mejor conozco».
  • «Doctor si me deja tomar este tequila le prometo no beber en mi funeral».
  • Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, que somos de la misma materia, de las mismas ondas, que llevamos dentro el mismo sentido.
  • Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí.
  • Espero alegre la salida y espero no volver jamás.

  • El arte más poderoso de la vida, es hacer del dolor un talismán que cura. ¡Una mariposa renace florecida en fiesta de colores!
  • Como siempre, cuando me alejo de vos, tomo dentro de mí tu mundo y tu vida, y así es como puedo sostenerme por más tiempo.
  • No me encuentro enferma. Estoy completamente rota. Pero mientras que pueda pintar me sentiré feliz.
  • Mi sangre es un milagro que, desde mis venas cruza el aire de mi corazón al tuyo.
  • México está como siempre, desorganizado y dado al diablo, sólo le queda la inmensa belleza de la tierra y de los indios.
  • Y tú bien sabes que el atractivo sexual en las mujeres se acaba voladamente, y después no les queda más que lo que tienen en su cabezota para poderse defender en esta cochina vida del carajo.
  • Te mereces un amante que te quiera despeinada, con todo y todas las razones que te hacen despertarte deprisa y los demonios que no te dejan dormir.

Frases de Frida Kahlo sobre el amor

  • ¿Se pueden inventar verbos? Quiero decirte uno: Yo te cielo, así mis alas se extienden enormes para amarte sin medida.
  • Te amo más que a mi propia piel.
  • Quisiera darte todo lo que nunca hubieras tenido, y ni así sabrías la maravilla que es poder quererte
  • Jamás en toda la vida, olvidaré tu presencia. Me acogiste destrozada y me devolviste íntegra, entera.
  • Ten un amante que te mire como si fueras un bizcocho de bourbon
  • Como siempre, cuando me alejo de ti, tomo dentro de mí tu mundo y tu vida, y así es como puedo sostenerme por más tiempo

  • Aunque haya dicho te quiero a muchos y haya tenido citas y besado a otros, en el fondo sólo te he amado a ti…
  • Tú mereces lo mejor de lo mejor porque, tú eres una de esas pocas personas que, en este mísero mundo siguen siendo honestas consigo mismas y esa es la única cosa que realmente cuenta.
  • Escoge a una persona que te mire como si fueras magia.
  • Enamórate de ti, de la vida y luego de quien tú quieras.
  • Inventaré nuevas palabras para decirte en todas que te quiero como a nadie.
  • Aunque haya besado a otros, en el fondo sólo te he amado a ti.
  • Gracias porque vives, porque ayer me dejaste tocar tu luz más íntima y porque dijiste con tu voz y tus ojos lo que he esperado toda la vida.

Frases de Frida Kahlo sobre desamor

  • Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarse a que te devore desde el interior.
  • Lo único de bueno que tengo es que ya voy empezando a acostumbrarme a sufrir.
  • Bebo para olvidar, pero ahora… no me acuerdo de qué
  • Tuve dos grandes accidentes en mi vida. Uno fue el tranvía y el otro Diego (Rivera). Diego fue de lejos el peor de ellos.
  • Esperar con la angustia guardada, la columna rota y la inmensa mirada. Sin andar en el vasto sendero, moviendo mi vida cercada de acero.

  • Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior.
  • Quise ahogar mis penas en licor, pero las condenadas aprendieron a nadar.
  • No dejes que le dé sed al árbol del que eres sol
  • Donde no puedas amar, no te demores.
  • Era una flor solitaria, mariposa gozosa te posaste ahí; después el polen de otra flor más fragante llamó, y la mariposa voló.
  • Me enamoro con cada palabra, me destrozo con cada acción.
  • Y una cosa puedo jurar: yo, que me enamoré de tus alas, jamás te las voy a querer cortar.

Frases sobre la vida de Frida Kahlo

  • Quisiera que tuvieras todo lo que nunca has tenido, y aun así sabrías la maravilla que es poder quererte.
  • No dejes con sed al árbol del que tú eres su Sol.
  • Pies para qué os quiero, si tengo alas para volar.
  • Intenté ahogar mis penas en alcohol, pero las condenadas aprendieron a nadar.
  • Al final del día, podemos soportar mucho más de lo que creemos que podemos.
  • En realidad no sé si mis cuadros son surrealistas o no, pero sí sé que representan la expresión más franca de mi misma.

  • Era una flor solitaria, mariposa gozosa te posaste ahí; después el polen de otra flor más fragante llamó, y la mariposa voló.
  • Como siempre, cuando me alejo de ti, me llevo en las entrañas tu mundo y tu vida, y de eso es de lo que no puedo recuperarme.
  • Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior.
  • Todo puede tener belleza, incluso lo más horrible.
  • Espero que la salida sea alegre y espero no volver nunca más.
  • No tengo ninguna ambición de convertirme en alguien.
  • Si actúas como si supieras lo que estás haciendo, puedes hacer lo que quieras.

Frida Kahlo: Biografía

INFANCIA Y FAMILIA DE FRIDA KAHLO

Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón, como aparece su nombre en su certificado de nacimiento, nació el 6 de julio de 1907 en la casa de sus padres, conocida como La Casa Azul, en Coyoacán. En ese momento, este era un pequeño pueblo en las afueras de la Ciudad de México.

Su padre, Guillermo Kahlo (1872-1941), nació Carl Wilhelm Kahlo en Pforzheim, Alemania. Era el hijo del pintor y orfebre Jakob Heinrich Kahlo y Henriett E. Kaufmann. Frida afirmó que su padre era de ascendencia judía y húngara, pero un libro de 2005 sobre Guillermo Kahlo, Fridas Vater (Schirmer / Mosel, 2005), afirma que descendía de una larga línea de luteranos alemanes.

Wilhelm Kahlo navegó a México en 1891 a la edad de diecinueve años y, a su llegada, cambió su nombre de pila alemán, Wilhelm, a su equivalente en español, ‘Guillermo’. A fines de la década de 1930, frente al nazismo en ascenso en Alemania, Frida reconoció y afirmó su herencia alemana deletreando su nombre, Frieda (una alusión a «Frieden», que significa «paz» en alemán).

La madre de Frida, Matilde Calderón y González, era una católica devota de ascendencia principalmente indígena y española. Los padres de Frida se casaron poco después de la muerte de la primera esposa de Guillermo durante el nacimiento de su segundo hijo. Aunque su matrimonio fue bastante infeliz, Guillermo y Matilde tuvieron cuatro hijas, y Frida fue la tercera. Ella tenía dos medias hermanas mayores. Frida comentó una vez que creció en un mundo rodeado de mujeres. Sin embargo, durante la mayor parte de su vida, Frida permaneció cerca de su padre.

La revolución mexicana comenzó en 1910 cuando Kahlo tenía tres años. Más tarde, sin embargo, Kahlo afirmó que nació en 1910 para que la gente la asociara directamente con la revolución. En sus escritos, recordó que su madre la acompañaba a ella y a sus hermanas dentro de la casa mientras los disparos resonaban en las calles de su ciudad natal, que era extremadamente pobre en ese momento. Ocasionalmente, los hombres saltaban por las paredes hacia su patio trasero y, a veces, su madre preparaba una comida para los hambrientos revolucionarios.

Kahlo contrajo polio a los seis años, lo que dejó su pierna derecha más delgada que la izquierda, por lo que se acostumbró a usar faldas largas. Se ha conjeturado que ella también sufría de espina bífida, una enfermedad congénita que podría haber afectado tanto el desarrollo de la columna como de la pierna. De niña, participó en el boxeo y otros deportes. En 1922, Kahlo se matriculó en la Preparatoria, una de las principales escuelas de México, donde era una de las treinta y cinco niñas. Kahlo se unió a una pandilla en la escuela y se enamoró del líder, Alejandro Gómez Arias. Durante este período, Kahlo también fue testigo de violentas luchas armadas en las calles de la Ciudad de México mientras continuaba la Revolución Mexicana.

CARRERA COMO PINTORA DE FRIDA KAHLO

Después del accidente, Frida Kahlo desvió su atención del estudio de la medicina para comenzar una carrera de pintura a tiempo completo. El accidente la dejó con mucho dolor mientras se recuperaba con un yeso de cuerpo completo; ella pintó para ocupar su tiempo durante su estado temporal de inmovilización. Sus autorretratos se convirtieron en una parte dominante de su vida cuando estuvo inmóvil durante tres meses después de su accidente. Frida Kahlo dijo una vez: «Me pinto porque a menudo estoy sola y soy el sujeto que mejor conozco». Su madre tenía un caballete especial hecho para que ella pudiera pintar en la cama, y ​​su padre le prestó su caja de pinturas al óleo y algunos pinceles.

Basándose en experiencias personales, incluido su matrimonio, sus abortos espontáneos y sus numerosas operaciones, las obras de Kahlo a menudo se caracterizan por sus crudas representaciones de dolor. De sus 143 pinturas, 55 son autorretratos que a menudo incorporan representaciones simbólicas de heridas físicas y psicológicas. Ella insistió: «Nunca pinté sueños. Pinté mi propia realidad».

Kahlo fue profundamente influenciada por la cultura indígena mexicana, lo cual es evidente en su uso de colores brillantes y simbolismo dramático. Con frecuencia incluía el mono simbólico. En la mitología mexicana, los monos son símbolos de lujuria, sin embargo, Kahlo los describió como símbolos tiernos y protectores. Los temas cristianos y judíos a menudo se representaban en sus trabajos. Combinó elementos de la clásica tradición religiosa mexicana con representaciones surrealistas.

Por invitación de Andre Breton, fue a Francia en 1939 y apareció en una exposición de sus pinturas en París. El Louvre compró una de sus pinturas, The Frame, que se exhibió en la exposición. Esta fue la primera obra de un artista mexicano del siglo XX que compró el museo de renombre internacional.

MATRIMONIO TORMENTOSO DE FRIDA KAHLO

Como joven artista, Kahlo se acercó al famoso pintor mexicano, Diego Rivera, cuyo trabajo admiraba, pidiéndole consejos sobre la búsqueda del arte como carrera. Inmediatamente reconoció su talento y su expresión única como verdaderamente especial y exclusivamente mexicana. Alentó su desarrollo como artista y pronto comenzó una relación íntima con Frida. Se casaron en 1929, a pesar de la desaprobación de la madre de ella. A menudo se los conocía como El elefante y la paloma, un apodo que se originó cuando el padre de Kahlo lo usó para expresar su extrema diferencia de tamaño.

Su matrimonio a menudo fue tumultuoso. Notoriamente, tanto Kahlo como Rivera tenían temperamentos ardientes y ambos tenían numerosas relaciones extramaritales. Kahlo, abiertamente bisexual, tuvo relaciones con hombres (incluyendo a Leon Trotsky) y mujeres; Rivera sabía y toleraba sus relaciones con las mujeres, pero sus relaciones con los hombres lo ponían celoso. Por su parte, Kahlo se indignó cuando supo que Rivera tuvo un romance con su hermana menor, Cristina. La pareja finalmente se divorció, pero se volvió a casar en 1940. Su segundo matrimonio fue tan turbulento como el primero. Sus viviendas a menudo estaban separadas, aunque a veces eran adyacentes.

VIDA DE FRIDA KAHLO AÑOS DESPUES

Al ser simpatizantes comunistas activos, Kahlo y Rivera se hicieron amigos de Leon Trotsky mientras buscaba refugio político del régimen de Joseph Stalin en la Unión Soviética. Inicialmente, Trotsky vivió con Rivera y luego en la casa de Kahlo, donde supuestamente tuvieron una aventura. Trotsky y su esposa se mudaron a otra casa en Coyoacán donde, más tarde, fue asesinado.

MUERTE DE FRIDA KAHLO

Unos días antes de que Frida Kahlo muriera el 13 de julio de 1954, escribió en su diario: «Espero que la salida sea alegre, y espero nunca volver, Frida». La causa oficial de muerte se dio como embolia pulmonar, aunque algunos sospecharon que murió por sobredosis que puede haber sido accidental o no. Nunca se realizó una autopsia. Había estado muy enferma durante todo el año anterior y su pierna derecha había sido amputada en la rodilla, debido a la gangrena. También tuvo un episodio de bronconeumonía cerca de ese momento, lo que la había dejado bastante frágil.

Más tarde, en su autobiografía, Diego Rivera escribió que el día que murió Kahlo fue el día más trágico de su vida, y agregó que, demasiado tarde, se había dado cuenta de que la parte más maravillosa de su vida había sido su amor por ella. Una urna precolombina que sostiene sus cenizas se exhibe en su antigua casa, La Casa Azul, en Coyoacán. Hoy es un museo que alberga varias de sus obras de arte y numerosas reliquias de su vida personal.